Saltar al contenido

Basari, El Juego de Cartas

Introducción

Los players toman el papel de mercaderes de un bazar oriental, el Basari. Mas, ¿quién será el más capaz de ? ¿Quién será el que mejor entienda como es la opción mejor para su negocio? Comerciar, mudar y regatear van a ser una recurrente, y las gemas cambiarán rápidamente de manos. Todo con un solo propósito: conseguir más puntos que el resto de mercaderes.

Portada

De esta forma se nos muestra este Basari: El Juego de Cartas, un diseño de Reinhard Staupe que aparece como reimplementación de sus precedentes títulos, Edel, Stein & Reich y Basari (juego de tablero). El juego se publicó por vez primera en 2014 a través de Nürnberger-Spielkarten-Verlag (en su versión alemana) y de White Goblin Games (en su versión de holanda). De las ilustraciones se ocupa Stefan Theurer, quien ahora se ocupara de la versión de tablero de Basari o bien de El Paso.

El juego no está editado en este país, por lo cual va a haber que tirar de importación para hacerse con una copia. Por suerte, el juego es totalmente sin dependencia del idioma. Facilita partidas de 3 a 5 players, con una edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada de 30 minutos. El costo de adquisición sugerido es de 10,99 €. Para esta reseña se ha usado una imitación de la edición en alemán de NSV.

Contraportada

Considerable: si ahora conoces el juego y/o bien solo te resulta interesante mi opinión sobre exactamente el mismo, puedes pasar de manera directa al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están premeditados principalmente a esos que desconocen el juego y eligen hacerse un concepto general de cómo trabaja.

Proceder a la Opinión Personal

Contenido

En una de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 11,9×9,4×2 cm. (caja estándar tipo ¡Toma 6! o bien ¡No Gracias!), estamos con:

  • 88 Gemas (22 de cada color: rojo, amarillo, verde y azul) (de plástico)
  • 60 Cartas (59×92 mm):39 Cartas de Bazar20 Cartas de AcciónCarta de Evaluación
  • Reglamento

Contenido

Mecánica

Basari: El Juego de Cartas es un pequeño filler de mayorías y juego simultaneo con una curiosa mecánica de negociación en el que los players procurarán amontonar puntos por medio de tres probables vías: trabajadores, puntuaciones directas o bien tener la más grande proporción de gemas de uno o bien numerosos de los colores. Se juega a tres fases, al término de cada quien se ejecuta una evaluación, de manera que los que puntúen por gemas van a perder una parte de estas.

Conceptos Básicos

Comencemos con las Gemas. Estas van a tener dos usos a lo largo de la partida. El más esencial es el proveer puntos en el final de una etapa se valorará qué jugador tiene un más grande número de gemas de cada color. Por otro, servirán como moneda de cambio en el momento de hacer acciones por medio de una etapa de negociación.

Gemas

Esta etapa de negociación es tan fácil como que, el jugador que más gemas tenga va a deber prestar una proporción de gemas para ganar el derecho a realizar la acción. El otro jugador va a poder aceptar la oferta o bien mejorarla, ahora sea en cantidad y/o bien en calidad de las gemas.

Las Cartas de Bazar será el hilo conductor en el momento de seleccionar acciones. Estas cartas detallan tres elementos:

  • Trabajadores (de 1 a 4). Será el único elemento de estas cartas que se acumulará durante las rondas de una etapa y servirá como delimitador de exactamente la misma (en el momento en que un jugador alcance un preciso número de trabajadores la etapa concluirá). Además, hay una bonificación por lograr cierto número de trabajadores.
  • Valor de Puntos (de 4 a 7). Servirá para anotar puntos directamente.
  • Gemas (de 2 a 4 con composiciones diferentes de colores). Dejará conseguir estas gemas de la reserva.

Cartas de Bazar

Las Cartas de Acción van a ser el elemento de actuación de los players. Cada uno de ellos dispondrá de un grupo de 3 cartas (4 en partidas de 5 players) con una acción socia a entre los tres elementos de las cartas de bazar. De manera simultánea, todos y cada uno de los players escogerán una carta. Dependiendo de la selección conjunta entre los players, determinados van a poder realizar su acción directamente, otros deberán negociar y otros van a perder la acción.

Cartas de Acción

Por último poseemos la Carta de Evaluación que sugiere los puntos a repartir en todos y cada etapa por cada género de gema, de este modo como los puntos que se consiguen si se consigue alguna proporción de trabajadores.

Carta de Evaluación

Con esto poseemos bastante.

Preparación de la Partida

  1. Se ubica la carta de evaluación en el centro de la mesa.
  2. Cada jugador recibe un equipo de cartas de acción (las que no se empleen se devuelven a la caja) (la carta de acción con la letra D unicamente se usa en partidas de 5 players).
  3. Se forma una reserva general con las gemas y se entregan 3 de cada color a cada jugador (12 gemas iniciales).
  4. Se baraja el mazo de cartas de bazar y se ubica a la vera de la carta de evaluación.
  5. Por último, un jugdor va a deber tomar papel y lapiz (o bien una aplicación móvil inteligente) para contabilizar los puntos.

¡Ahora tenemos la posibilidad de empezar!

Partida Preparada

Avance de la Partida

Una partida de Basari: El Juego de Cartasse lleva a cabo durante 3 fases. Cada etapa se compone de un número impreciso de rondas hasta el momento en que se cumple una cierta condición.

El avance de una ronda es como prosigue:

  1. Antes que nada, se reparte una exclusiva carta de bazar a cada jugador. Si ahora disponían de cartas en su región de juego, la novedosa carta se pondrá solapando al resto, de manera que unicamente se vean los trabajadores de las precedentes cartas.
  2. Todos y cada uno de los players van a deber escoger una de sus cartas de acción y ponerla bocabajo en su región de juego.
  3. Una vez todos y cada uno de los players han elegido, voltearán sus cartas y se resolverán las acciones en orden (A, B, C y D, esta última solo en el caso de haber 5 players). Tienen la posibilidad de darse 3 casos:Que la acción solo haya sido elegida por un único jugador. En un caso así el jugador hace la acción sin más ni más problemas.Que la acción haya sido elegida precisamente por 2 players. En un caso así empieza una etapa de negociación.Que la acción haya sido elegida por 3 o bien más players. En un caso así, los players pierden la acción.
  4. Las acciones son:Recibir una exclusiva carta de bazar.Anotar los puntos de su carta de bazarTomar las gemas indicadas en su carta de bazar. Si algún color se agotase, este no estaría utilizable para tomar novedosas gemas, perdiendo una parte de la acción.Canjear/Tomar Gemas (solo para 5 players). Si solo un jugador ha elegido esta acción, va a devolver a la reserva 1 gema y va a tomar 2 cualquiera. Si numerosos players tomaron esta acción, van a tomar una gema alguno de la reserva. Además, para esta acción no se aplican las limitaciones en en el caso de que numerosos players la escojan, o sea, siempre se ejecutará y no va a haber que negociar. El orden de resolución será dependiendo de la proporción de gemas (primero el que más rojas tenga, si hay empate, el que más amarillas, etc.).
  5. Una vez resueltas las acciones, se verifica si algún jugador ha juntado 15 o bien más trabajadores. En caso afirmativo, la etapa concluye y se procede a la evaluación. De lo contrario, se reitera el desarrollo.

En en el caso de que dos players deban negociar, el trámite será el próximo:

El jugador con más gemas rojas (en el caso de empate amarillas, después verdes y por último azules. Si aún hay empate, el más joven) va a deber llevar a cabo una oferta inicial conformada por tantas gemas como quiera de los modelos que crea favorable (mínimo 1). El otro jugador va a tener dos configuraciones:

  • Aceptar la oferta. Va a tomar las gemas brindadas y el jugador que las ofreció realiza la acción.
  • Subir la oferta. Una oferta en gemas va a poder ser avanzada en cantidad o bien en calidad, cambiándose las tornas. Determinados ejemplos:Cantidad: 2 gemas azules es una mejor oferta que 1 gema roja, o bien 4 gemas azules es preferible oferta que 1 roja y 1 amarilla.Calidad: 2 gemas azules y 1 verde es preferible oferta que 3 gemas azules, o bien 1 gema roja, 1 gema amarilla y 1 gema verde es preferible oferta que 1 gema roja, 1 gema amarilla y 1 gema azul.
  • Si un jugador no puede hacer mejor la oferta se verá obligado a admitirla.

A lo largo de la evaluación, los players anotarán los próximos puntos:

  • El jugador con más grande proporción de gemas de cada tipo va a recibir los puntos presentados en la carta de evaluación. Tras esto, va a deber devolver a la reserva la mitad de esas gemas (redondeando hacia arriba). En el caso de empate en la mayor parte, los puntos se dividen equitativamente entre los players, aunque solo deberán devolver 2 de esas gemas a la reserva.
  • Cada jugador que haya logrado amontonar 15 trabajadores anotará 12 puntos (con independencia de cuantos players lo hayan conseguido).

Tras esto, se retiran todas y cada una de las cartas de bazar, se forma y se baraja otra vez el mazo de catas de bazar y empieza una exclusiva etapa.

Fin de la Partida

La partida concluye tras la evaluación de la tercera etapa. El jugador con más puntos será el vencedor. En el caso de empate, se comparte la victoria.

Opinión Personal

Hoy examinamos uno de estos fillers de caja pequeña que tan socorridos son, y no como determinados títulos que se muestran hoy en día que, es verdad que encajan en la definición, mas resultan ser un armatoste de precaución, en el momento en que una de los argumentos del género es ser fácilmente transportable. Veremos qué tal es este Basari: El Juego de Cartas.

En el momento en que un juego transporta el añadido “El Juego de Cartas” es porque antes se publicó bajo otro formato (comunmente el de tablero). Mas se otorga la coyuntura de que, entre los dos, hay un tercer diseño que ahora es un juego de cartas. De este modo que poseemos el original, Basari, la reimplementación con cambio de tema de este, Edel, Stein & Reich (en la serie de caja pequeña de Alea) y, por último, el juego que hoy nos ocupa, Basari: El Juego de Cartas. Aunque logre parecer interesante, no será es esta la primera (ni será la última) ocasión en el que un mismo diseño es reimplementado en numerosas iteraciones. Otro caso reciente podría ser Broom Service (aquí su tochorreseña), ganador del Kennerspiel des Jahres del 2015. Este es una reimplementación, en un caso así a tablero, de un juego de cartas previo, Witch’s Brew, y, tras el éxito de Broom Services, en 2016 llegó Broom Service: El Juego de Cartas.

Detalle de Zona del Jugador

Mas bueno, no nos desviemos del tema. La esencia de los tres juegos a los que el señor Reinhard Staupe le dió vueltas es exactamente el mismo. Una selección simultanea de acciones con numerosas configuraciones que incorpora, en más grande o bien menor medida, el problema del preso. O sea, unos pagos ciertos para tres probables acciones que los competidores tienen la posibilidad de realizar. La elección es simultánea, por lo cual cada jugador procurará meterse en la cabeza del otro para intentar predecir sus movimientos dependiendo de la información que hay en la mesa.

Esta información viene dada, primordialmente, por unas cartas que los players van recibiendo en todos y cada ronda. Esta carta establece los pagos que un jugador conseguiría para cada acción. La felicidad está en que estos pagos no son verdaderamente lo considerable en el momento de tomar la resolución, sino más bien las situaciones que rodeen al propio jugador, o sea, la proporción de gemas y de trabajadores que tenga en ese momento.

Acabo de dejar caer dos conceptos que, si no les habéis leído la mecánica, no vais a tener ni la más remota idea de que comprometen. Por una parte, las gemas son la moneda de cambio del juego y, por su parte, el elemento de puntuación más esencial, ahora que en el final de cada etapa, se valorará qué jugador tiene la más grande proporción de gemas de cada color (hay 4), recibiendo una considerable proporción de puntos. Y los trabajadores tienen una doble función. Una es acotar la duración de la etapa (cuando un jugador alcance un preciso número, esta concluye y se procede a hacer la evaluación comentada), y por otra, sugerir una bonificación agregada, esta de manera individual (sin ingresar en comparaciones entre los players) si se consigue la cifra de finalización (tienen la posibilidad de lograrlo numerosos players en una sola etapa).

He dicho que las gemas trabajan como moneda de cambio. ¿De cambio de qué? preguntaréis determinados. El punto más atrayente de Basari: El Juego de Cartases que todas las tres acciones accesibles solo podrá ser ejecutada por un único jugador. Si tres o bien más players eligen por exactamente la misma acción, entonces todos van a perder el momento. Mas si precisamente dos players escogen una misma acción, entonces se desencadenará una etapa de negociación donde los players se van a ver obligados a ingresar en una suerte de subasta a 2 manos por ver quién se queda con la acción.

Así, el jugador que esté en mejor situación va a deber hacer una oferta en gemas al revés por ganar el derecho a realizar la acción. El contrincante sencillamente conseguirá esas gemas como compensación. O, si está entusiasmado en la acción, deberá subir la oferta, ahora sea en cantidad o bien en calidad de las gemas.

Aquí regresa a ingresar en juego la situación de los players, con la visión puesta en el desenlace de la etapa, tratando forzar al revés a aceptar la oferta, comunmente con gemas que no nos van a aceptar elegir a una mayoría, o para obligar al revés a subir la puja ofreciéndonos gemas que si nos interesen para ganar uno de estos premios de final de etapa.

Esto sin olvidar que las tres acciones son siempre atrayentes, cuando menos a priori. Conseguir una exclusiva carta busca lograr el plus de final de ronda, aunque aquí vamos a estar totalmente vendidos frente a la dama fortuna. Si los hados deciden que nuestras cartas tendrán pocos trabajadores (1 o bien 2), ahora tenemos la posibilidad de ganar el derecho a realizar la acción a lo largo de todos y cada uno de los turnos de la etapa, que no alcanzaremos el ansiado premio. La acción de puntuación será atrayente en el caso de tener valores altos (6 o bien 7), aunque jamás se le hacen ascos a 4 o bien 5 puntillos. Y, al final, la acción de gemas brinda la gasolina que se requiere para sostener una situación de fuerza en el momento de negociar y elegir a las mayorías.

Y es de este modo como Basari: El Juego de Cartas crea una activa más que atrayente en poco más de 20 minutos, con elecciones permanentes en todos y cada turno.

Detalle de Suministro

Mas el juego tiene determinados inconvenientes que provoca que baje numerosos peldaños. El primero es el tema del oportunismo en relación a las mayorías por gemas. A lo largo de las tres fases que dura la partida, lo habitual es que por un preciso color de gemas solo consigamos llevarnos la mayor parte una vez, ahora que al puntuar nos observaremos obligados a liberarnos de la mitad de nuestras gemas. Es verdad que va a hacer que no forcemos la máquina y procuremos llevarnos la mayor parte con lo mínimo, mas aun de esta forma el retroceso es considerable. En verdad, lo habitual es que, desde ese instante, usemos ese color para negociar, ahora que el resto de players poseerán una más grande cantidad al no haberse debido desprender de ninguna piedra de esa tonalidad. Entonces, se puede ofrecer el en el caso de que, habiendo logrado puntuar unos cuantos colores, y teniendo la reserva de gemas bajo mínimos, el interés por realizar la acción de gemas decrezca de manera considerable, porque observaremos irrealizable elegir a una exclusiva mayoría en lo que resta de partida, por lo cual nos vamos a centrar en intentar lograr el plus de trabajadores y conseguir encender en tantas ocasiones como tengamos la posibilidad la acción de puntuación. Aunque siempre vamos a poder intentar proceder a fastidiar al contrincante que amenace nuestra situación para obligarle a negociar con . Mas no dejará de ser una situación que puede desalentar a varios players.

El próximo inconveniente, quizás el más esencial, es que el juego escala mal, algo subjetivamente grave en los fillers. El número mágico en un caso así es 4, ahora que con estamos seguros que cuando menos dos players van a elegir exactamente la misma acción. A 3 players muy frecuentemente va a ocurrir que cada contrincante elegirá entre las acciones y todos tan contentos, perdiéndose una sección considerable del juego. Y a 5 players hace aparición una cuarta acción que los players tienen la posibilidad de reiterar, a fin de que el inconveniente que comenté en el párrafo previo no fuera tan acuciante. Un parche bastante evidente, usado para agrandar artificialmente el rango de players.

Por suerte la rejugabilidad es subjetivamente alta, como tiende a ser recurrente en esta clase de juegos con aspecto psicológico y acciones simultaneas. Es fácil encadenar numerosas partidas debido al revanchismo y al conocimiento conseguido sobre los oponentes y su forma de accionar en distintas ocasiones.

Pasemos a la edición. Esta es más que precisa. Cartas de calidad atrayente, con un gramaje correspondiente, tacto interesante y una respuesta flexible aceptable. Las cartas de mercado no necesitan enfundado, ahora que no se llevan a la mano y unicamente se barajan al principio de la partida. No obstante, las cartas de acción requieren protección para evadir el marcado, algo que arruinaría el juego. Las gemas son las habituales piedras hermosas de colores que vimos en muchos otros juegos. El reglamento está realmente bien estructurado y no deja sitio a inquietudes, aunque es verdad que habría sido aconsejable remarcar algún apartado con negrita para no tener que leer un párrafo entero para solucionar alguna duda puntual, más que nada las similares con los desempates.

Detalle de Mano

Mas, sin lugar a dudas, lo malo de Basari: El Juego de Cartas, es su apariencia gráfico. Puedo comprender que el juego original, que data de 1998, tenga un aspecto gráfico pobre y poco interesante. Mas una reimplementación publicada en 2014 pide algo más. Los colores seleccionados y las formas son dignas de un párvulo en sus primeros trabajos con los lapiceros de cera. Simplemente horrendo. Podríamos socorrer por los pelos la portada, que, en comparación con el diseño de las cartas, es una obra de arte. Mas tampoco es nada del otro planeta. Habitual que el señor Theurer no tenga considerablemente más trabajos.

Y vamos cerrando ahora. Basari: El Juego de Cartas es un filler aceptable que puede deparar excelentes instantes. Acción simultánea y bastante juego psicológico en una pequeña caja con muchas gemas. Su fallo más esencial es que escala de manera horrible (solo es conveniente a 4, y eso en un filler es pecado mortal) y que en algunas ocasiones los players tienen la posibilidad de verse liderados hacia algunas acciones. Un diseño cumplidor. Comentan que sus predecesores son superiores. Por todo ello le doy un…

Aprobado

Si te fué útil lo que has leído

¡Ayúdame a sostener el weblog!