Saltar al contenido

Medici

Introducción

Sois tratantes de distintas viviendas comerciales en la competitiva mas rentable época de la infausta familia Médici. Los navíos navegan a través del Mediterráneo y más allá en pos de mercancías extrañas y valiosas y de mercados para los recursos comprados. Cada día acudes a la lonja en donde debes desafiar a otros tratantes por la mercancía del día. Allí esperas hallar pieles que vienen de los traperos del norte, grano de los fértiles campos del norte y el este, condimentas exóticas de las lejanas y extrañas tierras del este, tintes de distintos colores y procedencias, lonas de las factorías próximas y, algunas veces, oro de minas cuya ubicación de sostiene en misterio. El tratante que gane más en tres jornadas es el ganador de Médici.

De esta forma se nos muestra este Medici, un diseño del enorme Reiner Knizia correspondiente a su trilogía de juego de subastas, con Ra y Modern Art. El juego fue anunciado por vez primera en 1995 por Rio Grande Games en una edición en inglés. Más adelante sería editado por AMIGO Spiel en alemán, Lui-même en francés y, hace poco, una edición nueva en inglés de parte de Grail Games por medio de una triunfadora campaña de micromecenazgo por medio de KickStarter. De las ilustraciones se encargan numerosos artistas según ediciones: David Cherry de la primera edición de Rio Grande Games (India Rails, Portal), Franz Vohwinkel de la edición de AMIGO (Tikal, Puerto Rico), Dominique Ehrhard de la edición de Lui-même (Serenissima, Condottiere) y Vincent Dutrait de la de Grail Games (Lewis & Clark, Mundus Novus).

El juego no está anunciado en este país, por lo cual deberéis tirar de importación. Por suerte, el juego es totalmente sin dependencia del idioma (a salvedad del reglamento). Facilita partidas de 2 a 6 players, con una edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada de 60 minutos. El coste de adquisición sugerido de la última edición es de 39,90 €. Para esta reseña se ha usado una imitación de la edición de Grail Games.

Considerable: si ahora conoces el juego y/o bien solo te resulta interesante mi opinión sobre exactamente el mismo, puedes pasar de manera directa al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están premeditados principalmente a esos que desconocen el juego y eligen hacerse un concepto general de cómo trabaja.

Proceder a la Opinión Personal

Contenido

En una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 30,5×22,1×4,2 cm. (caja cuadrado fina estilo Tavarua, algo menos alta que Yunnan o bien Hansa Teutonica), podemos encontrar los próximos elementos:

  • Tablero (de cartón)
  • 42 Cartas (44×67 mm.):36 Cartas de Mercancía6 Cartas de Referencia
  • 6 Tableros de Navíos (1 de cada color: rojo, verde, azul, amarillo, blanco y beige) (de cartón)
  • 36 Marcadores (6 de cada color: rojo, verde, azul, amarillo, blanco y beige) (de madera)
  • 5 Marcadores de Evaluación (de madera)
  • 2 Marcadores de Ronda (de madera)
  • Parte de Jugador Inicial (de madera)
  • Reglamento

Mecánica

Medicies un diseño en el que los players toman el papel de mercaderes en el Renacimiento tratando hallar las máximas ganancias. El jugador en turno revelará cartas para conformar un lote a subastar, con una única puja por jugador. Los players van consiguiendo estas cartas y colocándolas en su espacio. En el final de la ronda se dividen provecho dependiendo de la suma de las cartas, de esta forma como por los modelos de mercancía (juntado entre las rondas). Tras tres rondas, el jugador con más dinero será el vencedor.

Conceptos Básicos

Comencemos con el eje primordial de la partida, las Cartas de Mercancía. Estas cartas representan diferentes cargamentos de cinco tipos: pieles (gris), grano (amarillo y cobrizo), condimentas (azul), lonas (morado). Complementariamente, hay una carta con pepitas de oro.

Todas estas cartas exhibe, aparte de la ilustración representativa, un valor asociado. A salvedad del oro (que solo hay una copia con valor 10), hay 7 cartas de cada género de mercancía con valor 0, 1, 2, 3, 4 y dos con el valor 5.

Los players van a ir consiguiendo estas cartas en lotes, colocándolas en su Tablero de Barco. Estos tableros detallan 5 espacios para guardar cartas. Cuando un jugador complete su barco ahora no va a poder comprar novedosas cartas a lo largo de la ronda.

El Tablero exhibe una sucesión de círculos concéntricos divididos en 5 porciones. Cada porción corresponde con un género de mercancía, y las partes en servirán como un track de contabilización del número de mercancías con el que ha comerciado cada jugador. Las tres últimas partes (las más próximas al centro) detallan 3 cantidades: 5, 10 y 20, que corresponden a bonificaciones a lo largo de la partida. En el centro podemos encontrar además una sucesión de espacios para llevar la contabilización de las rondas y de las evaluaciones de cada género de mercancía. Por último, en el marco podemos encontrar el habitual track de puntuación (con casillas numeradas del 0 al 99), Estos puntos equivalen a florines, el dinero del que dispondrán los players para adquirir mercancías a lo largo de la partida.

Para llevar esta contabilización los players dispondrán de seis Marcadores (5 para las mercancías y 1 para el dinero/puntos). Al principio de la partida los players dispondrán de una cantidad específica de monedas/puntos (ligado del número de players), en tanto que el resto de marcadores los pondrán en el espacio más distanciado del centro de cada género de mercancía.

Con esto poseemos bastante.

Preparación de la Partida

  1. Se despliega el tablero en el centro de la mesa.
  2. Se distribución un tablero de barco a cada jugador.
  3. En partidas de 2 players cada jugador recibe una extensión de tablero de barco.
  4. Cada jugador elige un color y ubica 5 de sus marcadores en la sección más distanciada de cada porción socia a un género de mercancía.
  5. El sexto marcador se ubica en el track de puntuación en dependencia del número de players:2/3/4 players: 40 florines.5/6: 30 florines.
  6. Se ponen los 5 marcadores de evaluación en el centro del tablero, con los 2 marcadores de ronda.
  7. Cada jugador recibe una carta de referencia.
  8. Por último, se escoge de forma aleatoria al jugador inicial y se le distribución el marcador correspondiente.

¡Ahora tenemos la posibilidad de empezar!

Avance de la Partida

Una partida a Medicise compone de 3 rondas. Todas estas rondas se constituye de 3 fases.

Etapa I: Preparación

Se coge el mazo de cartas, se baraja y se quita un preciso número de cartas, sin mirarlas, dependiendo del número de players:

  • 2/3 Players: 18 cartas
  • 4 Players: 12 cartas
  • 5 Players: 6 cartas
  • 6 Players: no se retiran cartas.

Etapa II: Subastas

Empezando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj, cada jugador diviértete con un turno en el que actúa como subastador. El desarrollo es el próximo:

  1. El jugador debe crear un lote de cartas, revelándolas del mazo (mínimo 1 carta, máximo 3). El jugador escoge en el momento en que parar, dejando conformado el lote. Como pequeña restricción, no está permitido conformar un lote que no logre ser conseguido por ningún jugador, o sea, que el número de cartas sea superior al número de espacios libres en el tablero de barco de aquel jugador o bien players con más espacios libres.
  2. Empezando por el jugador sentado a la izquierda del jugador en turno y continuando en el sentido de las agujas del reloj, cada jugador tiene una ocasión de pujar por el lote, siendo el jugador en turno el último en charlar. Los players van a poder pasar o bien sugerir una proporción de florines cuando menos en una unidad mayor a la previo puja (no está permitido pujar 0).
  3. El jugador que más grande proporción de florines haya pujado recopila las cartas del lote y las ubica en su barco, retrasando su marcador en el track de puntuación muchos espacios como cantidad haya pujado. Caso de que todos y cada uno de los players que tienen la posibilidad de comprar el lote hayan pasado, este se desecha.

Tras esto, el momento pasa al jugador de la izquierda.

Esta etapa concluye en el momento que solo quede un jugador con espacios libres en su tablero de barco. En ese instante, este jugador completa su barco tomando cartas de manera directa del mazo, sin abonar por , mas sin poder escoger.

Etapa III: Evaluación

Antes que nada, se verifica el valor de las mercancías. Cada jugador suma los valores de todas y cada una de las cartas que tienen en su tablero. Dependiendo del número de players, cada jugador recibe una proporción de florines en dependencia de la clasificación entre . En el caso de empate, los players suman las proporciones de las situaciones y las dividen entre el número de players (redondeando hacia abajo).

Seguidamente, cada jugador avanza sus marcadores de mercancías en función de las cartas que tengan en su tablero (los marcadores del centro del tablero con el símbolo de cada género de mercancía son volteados mientras se valora un tipo, para evadir reiterar). Por cada carta de mercancía, el marcador correspondiente avanzará una situación. Si el marcador alcanzó la máxima situación (la más próxima al centro) ahora no progresará más. En este momento, para cada mercancía, el jugador cuyo marcador esté más próximo al centro recibe 10 florines, en tanto que el segundo jugador más próximo al centro recibe 5 florines. En el caso de empate, se aúnan las proporciones (si corresponde) y se divide entre el número de players empatados (redondeando hacia abajo). Complementariamente, cada jugador que tenga un marcador en ciertas tres últimas situaciones, recibe muchos florines como la cantidad impresa en el espacio (aquí no hay empates ni repartos).

Tras esto, empezaría una exclusiva ronda, volviendo a conformar el mazo con todas y cada una de las cartas (las usadas, las que no se revelaron y las que fueron descartadas), a pesar de que los marcadores de mercancías sostienen su situación. Se quita entre los marcadores de ronda del centro del tablero. El jugador inicial será aquel con menor proporción de florines.

Fin de la Partida

La partida concluye al término de la tercera ronda. El jugador con más florines será el vencedor. En el caso de empate, los players distribuyen la victoria.

Opinión Personal

Reiner Knizia, posiblemente el creador más prolífico del mundillo de los juegos familiares. seguramente además el que más ha reutilizado sus conceptos, llevando ahora un tiempo lejos de los focos en relación a enormes diseños, centrándose pero en el planeta de los gadgets móviles inteligentes. Aun de este modo, es indiscutible que es uno de las considerables estrellas del mundillo, siendo una referencia. Su década fue la de los noventa, apagándose de a poco con el cambio de siglo. Mas a lo largo de ese tiempo fue con la capacidad de publicar al mercado magníficos títulos que van a quedar para la historia. Y el juego que hoy nos ocupa fue de los primeros.

En la BGG hay numerosas familias socias al doctor en matemáticas, reuniendo juegos en trilogías, aunque la conexión entre los juegos es pero a nivel mecánico que otra cosa. Además de la popular Trilogía de Colocación de Losas (Tigris & Éufrates, Samurai y A Través del Desierto), Mediciforma parte a otras dos trilogías. Por una parte, la Trilogía de Subastas, completada con Modern Art y Ra. Por otro, la Trilogía de Subastas Florentinas, con Strozzi y Medici Vs. Strozzi. En este párrafo hemos citado prácticamente todos los enormes éxitos del creador alemán. A fin de que les pongáis en contexto.

Alguien que conozca Mediciles lo podría determinar como uno de esos juegos tradicionales de Knizia que, con dos ideas sencillos bien hiladas, logra un diseño lindo y que trabaja a las mil maravillas. Lo contrario a la inclinación de hoy de sobrecargar los juegos con distintas mecánicas y vías de puntuación, por no charlar de la obligatoria diversidad en la preparación de la partida para “garantizar” la rejugabilidad.

Como digo, Medicies todo lo opuesto. El diseño es bien simple como pocos: los players forman lotes de mercancías que se subastan (con una única puja por jugador). El propósito es intentar conseguir las máximas ganancias probables, las que llegan de dos formas: por una parte, por la suma de todas y cada una de las mercancías conseguidas, creándose una clasificación relativa entre los players y recibiendo florines dependiendo de la situación, y por la clasificación en todos y cada género de mercancía (amontonada entre rondas). El momento de un jugador está, de todas formas, libre de artificios. Se dan a conocer de 1 a 3 cartas y se subastan con puja única, siendo el jugador en turno el último en charlar. Y de esta forma hasta el momento en que se completan todos y cada uno de los navíos menos uno.

¿Fácil verdad? La mayor parte de fillers recientes necesitan una más grande asimilación de normativa. Mas que esta simplicidad no les lleve a engaño. Medicies de esos juegos en los que cada turno supone elecciones destacables. Nada es superfluo.

Estamos con dos casos. Antes que nada, en el momento en que se es el jugador activo, hay que elegir conformar el lote. Por supuesto, aquí el aspecto azar tiene un peso sustancial, ahora que este lote es el único sobre el que el jugador en turno tiene autentico control. El resto tienen la posibilidad de encarecer el valor de venta, mas, en última instancia, la pelota está en el tejado del jugador activo.

Por consiguiente, constituir el lote no es algo trivial. Entre otras cosas, constituir un lote de tres cartas puede ser jugoso si estas tienen valores superiores (de 3 para arriba), mas acarrea un riesgo sustancial, ahora que el resto de players van a poder dejarnos en fuera de juego al conformar nuevos lotes de tres. Por supuesto, el último jugador de la ronda desea que esto ocurra, ahora que le dejará conformar un lote de tres cartas y llevárselas por 1 florín.

Además tiene mucha consideración la situación de la partida. Es formidablemente fácil quedar expuestos y ver como el resto de players completan sus navíos en tanto que aún no conseguimos ni una pobre carta, debiendo encomendarnos a los hados a fin de que las cartas que completen nuestro mercante merezcan la pena.

Por otro lado, está el instante de pujar. Aquí hay dos enfoques probables: jugar a lo ido o bien ponerse a calcular. Indudablemente el doctor nos recomendaría, como no podría ser de otro modo, que optásemos por la segunda opción, mas tampoco es plan de que el resto de players mueran de aburrimiento por un ataque severo de análisis-parálisis. En el momento en que digo jugar a lo desquiciado me refiero, como es evidente, a tirar de instinto. Considerar el retorno de inversión es difícil, mas lo que está claro es que, en una ronda, la máxima proporción de florines que se tienen la posibilidad de conseguir es la suma de las primeras situaciones en las 6 evaluaciones que se hacen. Hay que intentar repartir lo que uno está presto a gastar en todos y cada ronda.

La clave se encuentra en tener las cosas visibles, como en todo juego de subastas. Si el lote que sucede por enfrente nuestra atrae, va a haber que considerar cuanto pensamos que nos irá a reportar. No obstante, si no es atrayente, va a haber que considerar si el lote atrae a ciertos que queden por pujar, para intentar subir el valor final lo justo, forzando a dicho jugador a “dejarse los cuartos”. Mas precaución con apurar bastante, no hayamos ido a ganar un espectacular lote que no nos interesaba para nada.

Entre los objetivos claros que tiene la posibilidad de tener un jugador es intentar escalar situaciones rápidamente en ciertos tracks, ahora que lograr las situaciones finales afirma capital, con independencia de lo que ocurra a lo largo de la ronda. Es otro elemento más en el momento de tomar en cuenta cómo seguir. Dejar que un jugador se destaque de esta manera puede decantar la partida.

Como veis, mucha miga obtenida en poco más de 2 páginas de reglas. Distinción pura de en el momento en que Knizia empezaba a mostrar el motivo se considera entre los enormes.

Mas, siendo un enorme juego, hay que tomar en cuenta las tendencias del mercado de hoy. Una partida de Medicipuede entender a poco estando familiarizados a diseños más pesados o bien, inclusive, fillers que se ve encerrar más grande dificultad. Coloco como un ejemplo el diseño con el que Alexander Pfister despegó terminantemente: Port Royal (aquí su tochorreseña). Argumentar este filler necesita el doble de tiempo que Medici, y la duración de la partida es semejante. Con este enfoque, alguien podría alegar que Medicino ya no es un filler sobreproducido que se ventila en poco más de 40 minutos. no soy de esta opinión, mas seguramente va a haber gente que tenga esta percepción. De este modo que ojo con aguardar algo con un peso destacable.

La más grande o bien menor rejugabilidad de estos eurogames tradicionales recae sobre los players. Las reglas son las que son, el punto de inicio siempre es exactamente el mismo. Lo único que cambia de una ronda a otra es que, si somos menos de seis en la mesa, va a haber algunas cartas que se van a quedar fuera, ingresando una migaja de indecisión. Mas no es algo recurrente que un jugador requiera imperativamente una carta concreta, de este modo que perjudica más bien poco. La clave se encuentra en entender leer la situación de la partida y ajustarse a los lotes. Será la interacción indirecta y la competición por lograr las primeras situaciones en las diferentes clasificaciones lo que va a dar vida a la partida.

Entre los datos atrayentes de Medici es su escalabilidad. Esta última versión acepta un rango extenso, de 2 a 6 players. Mas hay que matizar. Un juego de subastas a dos acostumbra trabajar mal, ya que es fácil considerar los retornos y vigilar lo que sucede en el tablero. Es requisito esa migaja de caos a fin de que la indecisión esté que se encuentra en todo instante y la partida logre ser enternecedora. O bien, cuando menos, algún elemento que aporte, como era el push your luck en Ra (aquí su tochorreseña). De este modo que, por lo menos, 3. A ser viable, 4 o bien 5, con varios turnos y subastas. A 6 me echa para atrás el que estén todas y cada una de las cartas accesibles y haya players que se dediquen a buscar cartas. De este modo que, aun aceptando muchas configuraciones, en el final nos quedamos con las habituales, de 3 a 5.

Pasemos a la edición. Los chicos de Grail Games consiguieron un producto de espectacular calidad. El cartón usado es de enorme espesor y con una rigidez magnífica. Las cartas son de tamaño estándar y además tienen un gramaje desprendido, con una respuesta flexible espectacular y con una textura en lino muy divertido. Una lástima que las cartas se barajen tanto y sea aconsejable el enfundado, porque son de esas que proporciona gusto toquetear. Los elementos de madera, más allá de que no tienen deficiencias y tienen serigrafiados un símbolo asociado al color, están fabricados con esta madera que tiene poco cuerpo. Otorga la sensación que, si apretásemos los marcadores entre si lo bastante, podríamos llegar a quebrarlos. El reglamento está especial y no deja sitio a inquietudes, teniendo inclusive unos cuantos aclaraciones más que pertinentes.

Mas, si por algo recalca esta edición nueva de Medicies por el trabajo de entre los ilustradores punteros del área. El señor Dutrait regresa a “obligarnos” a conseguir un juego tan desligado del tema ( no he visto a ningún integrante de la conocida familia florentina) y abstracto como este sencillamente por su hermosura. El colorido, los datos las creaciones son, como siempre, excelentes.

Y vamos cerrando. Medicies uno de esos juegos de Reiner Knizia que, con dos fáciles ideas, logra un resultado magnifico. Tenso y con elecciones permanentes sobre qué adquirir y qué omitir, satisfará a los fanáticos de las subastas. Es verdad que puede entender a poco, ya que las partidas duran poco más de 40 minutos, mas prosigue andando como un reloj. Además, esta última edición de los chicos de Grail Games es una genuina joya. Por todo ello le doy un…

Notable

Si te fué útil lo que has leído

¡Ayúdame a sostener el weblog!