Saltar al contenido

Qin

Introducción

China, hace más de 2000 años. ¡Bienvenidos a la Era de los Estados Enfrentados! Prepárate para colonizar las tierras interiores de China, fundar provincias y absorber recónditas aldeas en tu imperio. Al expandirte, edificas espléndidas pagodas como símbolo de tu autoridad. El primero en crear sus pagodas será el vencedor. Mas ten precaución, el resto players tienen la posibilidad de apoderarse tus provincias y aldeas, derruyendo y sustituyendo tus pagodas. ¡Tiene planeado tu expansión de forma sabia, conquista provincias extranjeras y establece la hegemonía de la gloriosa dinastía Qin al crear tu última pagoda!

Portada

De esta forma se nos muestra este Qin del enorme y prolífico creador Reiner Knizia, responsable de tradicionales como Tigris & Éufrates, Ra, Keltis, Navegadores o bien Battle Line. El juego fue anunciado en 2012 por el binomio eggertspiele/Pegasus Spiele. De las ilustraciones se ocupa otro popular artista, Dennis Lohausen, con trabajos tan populares como Terra Mystica, La Villa o bien Glass Road.

El juego no está editado en este país, por lo cual deberemos tirar de importación para lograrlo. Por suerte, es totalmente sin dependencia del idioma (a salvedad del reglamento, el que se puede hallar fácilmente en internet). Facilita partidas de 2 a 4 players, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de unos 30 minutos. El valor de adquisición sugerido es de 34,95 €. Para esta reseña se hizo empleo de la primera edición (en inglés y alemán) de eggertspiele/Pegasus Spiele.

Contraportada

Considerable: si ahora conoces el juego y/o bien solo te resulta interesante mi opinión sobre exactamente el mismo, puedes pasar de manera directa al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están premeditados principalmente a esos que desconocen el juego y eligen hacerse un concepto general de cómo trabaja.

Proceder a la Opinión Personal

Contenido

En una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 29,5×29,5×7 cm. (caja cuadrada de Eurogame estándar tipo Ticket to Ride), estamos con los próximos elementos:

  • Tablero a doble cara (de cartón)
  • 96 Pagodas (24 de cada color: blanco, negro, morado y verde) (de plástico)
  • 72 Losas (de cartón)
  • Reglamento

Contenido

Mecánica

En Qin los players lucharán por el control los territorios chinos en pues de incrementar su predominación y poder. Un juego de control de áreas y colocación de losas con pinceladas de administración de la mano y bloqueos en el que el ganador será el primero en ubicar sus pagodas en el tablero.

Conceptos Básicos

Comenzamos con el Tablero a doble cara (Pájaro y León). Este está dividido en una sucesión de casillas que representan los distintos territorios que tendremos la posibilidad de anexionando a las diferentes provincias. Estas casillas tienen la posibilidad de ser de los próximos géneros de lote:

  • Praderas: espacios por apoderarse en los que vamos a poder ubicar las casillas.
  • Provincias: espacios edificados. Tienen la posibilidad de ser de tres colores: amarillo, rojo y azul.
  • Aldeas: son asentamientos susceptibles de ser conquistados. Hay aldeas de 1 y de 2 casillas.
  • Lagos: son espacios sobre los que es imposible edificar (ubicar losa).

Tablero a doble cara

En el tablero aparecerán tres casillas iniciales para todos los tres colores probables de provincias. Las caras del tablero se distinguen en dos puntos:

  • La ubicación de las casillas de Provincias iniciales.
  • Más grande proporción de Aldeas.
  • En el tablero del Pájaro no hay casillas de Lagos, en tanto que en el del León sí.

La capacitación y ampliación de provincias se ejecuta por medio de la colocación de losas en el tablero. Estas losas tienen la característica de ocupar dos casillas, resultando de este modo seis géneros de losas probables, tres con las dos casillas del mismo color y otras tres con las composiciones probables (azul-amarillo, amarillo-rojo y rojo-azul). En el momento de jugar losas, la única regla es que estas han de ser ubicadas lindantes a alguna casilla de color (amarilla, roja o bien azul) que ahora esté en el tablero, con independencia de si es o bien no una provincia y de si está bajo control o bien no por algún jugador.

Tipos de Losetas

Una Provincia resulta de ubicar en el tablero dos o bien más casillas conectadas del mismo color. Esto quiere decir que hay losas (las de las dos casillas del mismo color) que aceptan fundar provincias de manera directa. En el momento en que una provincia conecta cinco o bien más casillas de un mismo color pasa a ser considerada como una Enorme Provincia, la que no puede ser conquistada. Las Aldeas van a ser emplazamientos que vamos a poder vigilar mientras hayamos ido conectándoles Provincias y Enormes Provincias.

Las Pagodas servirán para detectar al jugador que tiene el control sobre una cierta provincia. En el instante que un jugador añade una losa que conecta dos o bien más casillas de un mismo color que no estaban controladas por ningún jugador formará una provincia, poniendo una pagoda de su color para señalarlo. En el momento en que una provincia pasa a ser Enorme Provincia, el jugador pondrá una segunda pagoda amontonada sobre la primera.

Pagodas

El último criterio que queda por enseña es el de la confrontación y conquista. En el momento en que un jugador, al ubicar una losa, conecta dos provincias de distinto tamaño, la más grande absorberá a la más pequeña, formando (si no lo era ahora) una Enorme Provincia. De la misma forma, si un jugador conecta Provincias sobre una Aldea va a poder tomar su control.

Y con esto poseemos bastante.

Preparación de la Partida

  1. Se despliega el tablero en la mesa, decidiendo por qué razón cara jugar.
  2. Se intercalan las losas y se forman numerosas pilas a fin de que los players logren quitar.
  3. Cada jugador escoge un color y recibe un número de pagodas dependientes del número de players:24 Pagodas en partidas de 2 players.19 Pagodas en partidas de 3 players.15 Pagodas en partidas de 4 players.
  4. Cada jugador recibe una mano de tres losas, que robará de las pilas.
  5. Al final, se escoge el jugador inicial, que según el reglamento habría de ser el más joven.

¡Y ahora nos encontramos completados para empezar!

Partida preparada para cuatro jugadores

Avance de la Partida

Una partida a Qin se lleva a cabo durante un número impreciso de turnos. Comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj, el momento se lleva a cabo de la próxima forma:

  1. Ubicar una Losa. El jugador en turno va a deber seleccionar entre las tres losas de su mano y ponerla sobre el tablero. La única regla a cumplir es que la losa debe ponerse de manera que cuando menos entre las casillas ocupada por exactamente la misma se halle adyacente a otra casilla de ciertos tres colores. Las aldeas no son tenidas presente para esta regla.
  2. Quitar una exclusiva losa de ciertas pilas para regresar a tener una mano de tres losas. Si no quedan losas unicamente se va a poder jugar con las que aun queden en la mano.

Pagodas apiladas para Gran Provincia o pagoda suelta para Provincia

En el momento de ubicar una losa sobre el tablero tienen la posibilidad de darse determinados de los próximos casos:

  • Fundar una Provincia. Sucede en el momento en que se conectan 2 o bien más casillas del mismo color que no perteneciesen ahora a otra Provincia. Se pondrá una pagoda del jugador en turno para señalar el control de esa Provincia. Es viable fundar más de una Provincia con un único movimiento.
  • Expandir una Provincia. Sucede en el momento en que, cuando menos, entre las casillas de la losa se ubica adyacente a una Provincia, siendo casilla y Provincia del mismo color.
  • Hacer una Enorme Provincia. Sucede en el momento en que una Provincia se amplía hasta contener cuando menos 5 casillas de un mismo color conectadas. En ese instante, el jugador que controle esa Provincia pondrá una exclusiva pagoda sobre la que está en el tablero.
  • Conectar una Aldea. Sucede en el momento en que, al ubicar la losa, una Provincia o bien una Enorme Provincia termina conectada a una Aldea desocupada. Entonces, el jugador que controle esa Provincia o bien Enorme Provincia pondrá una pagoda sobre la aldea.
  • Apoderarse una Aldea. Sucede en el momento en que un jugador conecta Provincias a una Aldea ocupada por otro jugador. Para eso, el jugador que conquista la Aldea debe conectar más pagodas que el jugador que la controla hoy en día. Las Provincias conectadas a la Aldea aportan 1 pagoda y las Enormes Provincias 2.
  • Absorber una Provincia. Sucede en el momento en que, al ubicar la losa, dos o bien más Provincias diferentes de un mismo color quedan conectadas. Si son del mismo jugador sencillamente se transforma en una Enorme Provincia, ajustando el número de pagodas. Mas si son de players contrarios, el jugador con más casillas en su Provincia anexionará a la del opuesto, devolviendo la pagoda a su respectivo dueño. Por otro lado, no está tolerada la conexión entre Provincias del mismo tamaño. Además es sustancial señalar que, como afirmamos previamente, las Enormes Provincias son inconquistables, por lo cual no está tolerada la colocación de losas que enlace Enormes Provincias de un mismo color

Fin de la Partida

La partida concluye en el instante en el que un jugador logra ubicar en el tablero su última pagoda, proclamándose vencedor. El juego además concluye en caso de que no queden losas en el suministro o bien no haya oportunidad de ubicar novedosas losas sobre el tablero. En un caso así, el jugador que tenga menos pagodas en su reserva será el vencedor. En el caso de empate se comparte la victoria.

Variedades

Serie de Partidas: se tienen la posibilidad de jugar numerosas partidas consecutivas, de manera que al término de cada una se anoten las pagodas que aún tiene cada jugador en su reserva. Una vez completadas todas y cada una de las partidas, se aúnan estas cantidades, y el jugador con el valor inferior será el vencedor.

Opinión Personal

Bueno, aquí volvemos a estar. Una reseña más. Esta vez de otro juego del que, posiblemente, sea el creador más prolífico en este mundillo de los juegos familiares. Ni más ni menos que nuestro amado doctor en matemáticas, Reiner Knizia. Con seguidores y opositores por igual (como acostumbra ocurrirle a la mayor parte de diseñadores que alcanzan cierto nivel de popularidad). Hoy poseemos frente Qin. ¿Será un nuevo refrito carente de singularidad? ¿O bien Knizia nos probará que prosigue sabiendo llevar a cabo buenos juegos? Vamos al lío.

Lo primero que recalca de este juego es su facilidad. Quizás mucha para lo que uno podría aguardar de un juego con esta producción. Un reglamento que ocupa una hoja por enfrente y por detrás en el que viene toda la mecánica muy bien explicada sin dejar espacio a inquietudes o bien ambigüedades. En poco más de diez minutos hemos explicado a los competidores cómo se juega.

Mas, de la misma manera, la partida además se lleva a cabo en un santiamén, difícilmente excediendo los treinta minutos, lo que nos puede dejar un tanto insatisfechos si aguardábamos algo con más cuerpo. Qin no ya no es un familiar que jugaría en exactamente la misma liga que el mítico Carcassonne. Precaución con aguardar un nuevo Tigris & Éufrates.

Y ahora que sacamos a resplandecer entre las piezas maestras de Knizia, es verdad que hay algunos elementos que tienen la posibilidad de acordarse al juego pensado en Mesopotamia, mas de manera tangencial. A una parte de la colocación de losas, el tema de la confrontación entre Provincias, que prosigue exactamente el mismo trámite que los enfrentamientos exteriores del juego de los dos ríos. En el instante que se interconectan dos zonas, una termina con la otra, aunque descartando todo el tema de los líderes. Se cuentan el número de losas y a pelear. Y poco más. Por sacar otro referente, además posiblemente nos recuerde bastante a Espectacular, por aquello de las losas dobles y los bloqueos, aunque el sistema de puntuación es totalmente distinto.

Bloqueos everywhere

Y ahora que estamos hablando de , profundicemos un tanto más. Los bloqueos son, sin lugar a dudas, el elemento de diseño más atrayente de este Qin, ahora la expansión de nuestras provincias va a chocar todo el tiempo con el de las de nuestros oponentes. Entonces, frecuentemente deberemos ubicar losas para evadir males superiores más que para proseguir con nuestro avance. Este toma y daca es lo destacado del juego. En verdad, por medio de su corta duración y su veloz preparación, facilita echar numerosas partidas consecutivas. Es más, nuestro creador lo sugiere para intentar mitigar el viable efecto del azar.

De todas formas, no debemos olvidar que el auténtico propósito de Qin es liberarnos de todas y cada una nuestras pagodas a la mayor brevedad. En nuestro turno, lo habitual será considerar el tablero para intentar hallar una situación donde, cuando menos, tengamos la posibilidad ubicar una pagoda (si son más mejor). Cuesta ubicar una losa protectora si hay un premio suculento aguardándonos en la mesa. Esto proporciona pie a elaborar pequeñas trampas para intentar asestar golpes lacerantes conquistando Aldeas o bien anexionándose Provincias oponentes.

¿Mas este juego tiene azar? Hombre, un juego de administración de la mano y con losas algo de azar va a tener. En esta clase de juegos no tiende a ser un aspecto clave. No obstante, en Qin puede hacernos la puñeta varias ocasiones, ahora que las losas dobles (las de un único color) son poderosísimas. Por eso no sea sencillamente quitar y ubicar, y haya una mecánica de administración de la mano. Aun de esta forma, será bien difícil parar la progresión de algún jugador con una flor en el trasero no para de acaparar losas de esta clase. Mas bueno, como siempre mencionamos, esta injerencia de la dama fortuna es aceptable mientras que la admitamos y no moleste. Si estuviéramos comentando de un juego de más grande entidad posiblemente sería un factor muy negativo. Mas como le falta el canto de un duro para ser un filler…

Como no podía ser de otra manera, el tema es una pura explicación a fin de que el ilustrador tenga sobre lo que trabajar. Qin es un juego puramente abstracto y en ningún instante vamos a sentir que nos encontramos en la vieja China erigiendo una dinastía vigorosa.

La rejugabilidad podría suponerse muy elevada, más que nada por integrar un tablero a doble cara (como sucede en la última edición de Tigris & Éufrates). Por otro lado, debido al poder de las losas dobles, el tablero del León eleva la predominación del azar y el jugador que más losas de esta clase robe va a tener todas y cada una de las de ganar. A cambio, la partida será más veloz al poder ubicar menos losas sobre el tablero. Excluyendo este aspecto, me reafirmo en lo comentado al principio del párrafo. La rejugabilidad es la recurrente de esta clase de juegos de losas y mayorías. Cada partida es diferente debido al orden de aparición de las losas y la manera de jugar de los competidores. La propia de algún buen juego abstracto.

En lo que si recalca Qin es en su escalabilidad. Trabaja bien con algún número de players, aunque, como siempre, en función de este las experiencias son diferentes, mas de todas formas satisfactorias. A dos players hay más control sobre el mapa, dando permiso desarrollar ligeras tácticas, aunque se transforma en un juego considerablemente más belicoso al tener una meta claro y definido. A 4 players el caos reina en el tablero y deberemos amoldarnos a cada situación en nuestro turno con las losas que tengamos en la mano. Además, es más bien difícil vigilar de donde nos tienen la posibilidad de venir los palos. A tres players es una situación media entre los extremos. Ahora es cuestión de deseos la configuración a seleccionar.

Una lucha sin cuartel

Como tiende a ser recurrente con Pegasus Spiele y eggertspiele, una edición espectacular. Cartón de excelente calidad y losas que se destroquelan solamente con mirarlas. Y las pagodas de plástico son muy interesantes, tentándonos a estar jugueteando con a lo largo de toda la partida. La caja tiene el habitual introduzco que disminuye una tercer parte del espacio utilizable, por lo cual plegando apropiadamente el tablero podría haberse usado una caja mediana tipo The Speicherstadt. Mas bueno, ahora entendemos las motivaciones de las editoriales en el momento de escoger tamaños.

Con respecto al trabajo de Dennis Lohausen, nada que añadir. Como varios sabéis, a mí no es un ilustrador que me entusiasme aunque su trabajo es, por lo menos, acertado. El tablero y las piezas recuerdan bastante a otros trabajos suyos, como Terra Mystica o bien Glass Road. pienso que lo que más me intranquiliza es la representación de personas. En un caso así solo se muestran en la primera plana, por lo cual a lo largo de la partida no estoy acordándome de esas miradas inquisitivas y inquietantes. Eso sí, digno de mención el trabajo de “chinos” (jamás explicado de otra forma), ahora que, aunque no lo parezca, las ilustraciones de las losas son formidablemente variadas, solo que hay que fijarse bastante.

Y vamos cerrando. Qin es un juego abstracto preciso y divertido. Encantará a los fanáticos de las mecánicas de colocación de losas y a los seguidores de nuestro amado doctor en matemáticas. Mas si no encajáis en estos conjuntos, seguramente este título les parezca un juego del montón que no les transmite bastante. Con una edición muy buena, si se logra a un óptimo costo es una enorme adquisición, mas tampoco hay que volverse locos con el. Por todo ello le doy un…

Aprobado

Si te fué útil lo que has leído

¡Ayúdame a sostener el weblog!